Press "Enter" to skip to content

5 hechos para dejar el pánico y abandonar la cuarentena total

Los datos objetivos indican por qué debe abandonarse el aislamiento total.

La tragedia del COVID-19 parece estar entrando en la fase de contención. Decenas de miles de estadounidenses han muerto, y ahora están necesitando políticos responsables que tengan el coraje de ignorar el pánico y confiar en los hechos. Los líderes deben examinar los datos acumulados (en lugar de seguir enfatizando proyecciones hipotéticas ) para ver qué ha sucedido realmente; combinar esa evidencia empírica con principios fundamentales de biología establecidos por décadas; y luego concienzudamente restaurar el país para que funcione.

Quienes piden continuar con el aislamiento casi total ignoran cinco hechos clave.

Hecho 1: La gran mayoría de las personas no tienen ningún riesgo significativo de morir por COVID-19.

El reciente estudio de anticuerpos de la Universidad de Stanford ahora estima que la tasa de mortalidad de un infectado está probablemente en el 0,1% y 0,2%, un riesgo mucho más bajo que las estimaciones anteriores de la Organización Mundial de la Salud que fueron de 20 a 30 veces más altas y que motivaron las políticas de aislamiento.

En la ciudad de Nueva York, epicentro de la pandemia con más de un tercio de todas las muertes en los EE.UU., la tasa de letalidad de las personas de 18 a 45 años es de 0,01%, u 11 por 100.000 habitantes. Por otro lado, las personas de 75 años o más tienen una tasa de mortalidad 80 veces mayor. Para las personas menores de 18 años, la tasa de mortalidad es 0 (cero) por cada 100.000.

De todos los casos fatales en el estado de Nueva York, dos tercios correspondieron a pacientes mayores de 70 años; más del 95 por ciento tenía más de 50 años de edad; y alrededor del 90 por ciento de todos los casos fatales tenían una enfermedad subyacente. De 6.570 muertes confirmadas por COVID-19 completamente investigadas por afecciones subyacentes hasta la fecha, 6.520, o el 99,2%, tenían una enfermedad preexistente. Es decir que si usted no tiene una afección crónica subyacente, sus posibilidades de morir son pequeñas, independientemente de la edad. Y los adultos jóvenes y los niños con salud normal casi no tienen riesgo de enfermedad grave por COVID-19.

Hecho 2: Proteger a las personas mayores en riesgo elimina la saturación sanitaria.

Podemos aprender sobre la utilización del hospital a partir de los datos de la ciudad de Nueva York, el semillero de COVID-19 con más de 34,600 hospitalizaciones hasta la fecha. Para los menores de 18 años, la hospitalización por el virus es de 0,01% por 100,000 personas; Para los de 18 a 44 años, la hospitalización es de 0.1% por ciento por 100,000. Incluso para las personas de 65 a 74 años, solo el 1,7% fueron hospitalizados. De 4.103 pacientes confirmados con COVID-19 con síntomas lo suficientemente graves como para buscar atención médica, el Dr. Horwitz del Centro Médico de la Universidad de Nueva York concluyó que “la edad es, con mucho, el factor de riesgo más fuerte para la hospitalización”.

Incluso los primeros informes de la OMS señalaron que el 80% de todos los casos fueron leves, y estudios más recientes muestran una tasa de infección mucho más generalizada y una tasa más baja cuadros graves. La mitad de todas las personas que dan positivo en el test no tienen ningún síntoma. La gran mayoría de las personas más jóvenes y sanas no necesitan atención médica significativa si contraen esta infección.

Hecho 3: Las políticas de aislamiento total previenen la inmunidad vital de la población, prolongando el problema.

Sabemos por décadas de ciencia médica que la infección en sí misma permite a las personas generar una respuesta inmune (anticuerpos) para que la infección esté controlada en toda la población por la “inmunidad de rebaño“. De hecho, ese es el objetivo principal de la inmunización generalizada en otras enfermedades virales: ayudar con la inmunidad de la población. En este virus, sabemos que la atención médica ni siquiera es necesaria para la gran mayoría de las personas infectadas. Es tan leve que la mitad de las personas infectadas son asintomáticas, como se muestra en los primeros datos del barco Diamond Princess, y luego en Islandia e Italia. Este hecho se ha interpretado falsamente como un motivo para recomendar el aislamiento masivo.

De hecho, las personas infectadas sin enfermedad grave son el vehículo disponible de inmediato para establecer una inmunidad generalizada. Al transmitir el virus a otras personas del grupo de bajo riesgo que luego generan anticuerpos, bloquean la red de vías hacia las personas más vulnerables, terminando con la amenaza.

Ampliar el aislamiento de toda la población evitaría directamente que se desarrolle esa inmunidad generalizada.

Hecho 4: La gente está muriendo porque, debido a proyecciones hipotéticas, no está recibiendo otro tipo de atención médica.

Hoy en día se está dejando de atender a millones de estadounidenses, y las personas mueren por acomodar los hospitales para a los pacientes “potenciales” de COVID-19 y por temor a propagar la enfermedad. La mayoría de los estados y muchos hospitales interrumpieron abruptamente los procedimientos y las cirugías “no esenciales”. Eso evitó el diagnóstico de enfermedades potencialmente mortales, como la detección del cáncer, las biopsias de tumores ahora no descubiertos y aneurismas cerebrales potencialmente mortales.

También se omitieron los tratamientos, incluida la atención de emergencia, para las enfermedades más graves. Los pacientes con cáncer diferían la quimioterapia. Se omitió aproximadamente el 80% de los casos de cirugía cerebral. Los pacientes con accidente cerebrovascular agudo y ataque cardíaco perdieron sus únicas oportunidades de tratamiento, algunos murieron y muchos ahora enfrentan una discapacidad permanente.

Hecho 5: Tenemos una población en riesgo claramente definida que puede ser protegida con medidas específicas.

La evidencia abrumadora en todo el mundo muestra consistentemente que un grupo claramente definido, las personas mayores y otras personas con afecciones subyacentes, tiene más probabilidades de enfrentar un cuadro grave que requiera hospitalización, o incluso de morir por COVID-19. Sabiendo eso, es una meta alcanzable de sentido común dirigir la política de aislamiento a ese grupo, incluyendo el monitoreo estricto de aquellos que interactúan con ellos. Los residentes de hogares de ancianos, el mayor riesgo, deberían ser los más directos para protegerse sistemáticamente de las personas infectadas, dado que ya viven en lugares confinados con entrada altamente restringida.

La política apropiada, basada en la biología fundamental y la evidencia ya disponible, es instituir una estrategia más focalizada: proteger estrictamente a los vulnerables conocidos, aislar a los más enfermos y abrir la mayoría de los lugares de trabajo y pequeñas empresas con algunas precauciones prudentes para grupos grandes. Esto permitiría que la socialización esencial genere inmunidad entre aquellos con un riesgo mínimo de consecuencias graves, al tiempo que salva vidas, previene el hacinamiento de los hospitales y limita los enormes daños agravados por el continuo aislamiento total. Dejemos de ignorar la evidencia empírica mientras, en cambio, duplicamos los modelos hipotéticos. Los hechos importan.

Artículo escrito por Scott W. Atlas, publicado originalmente en inglés, en The Hill: disponible en este link. EL autor es miembro principal de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford y ex jefe de neurorradiología en el Centro Médico de la Universidad de Stanford.

4 Comments

  1. Wade Wilson Wade Wilson 23 abril, 2020

    Dediquense a la ciencia economia que para la ciencia medica son unos 0 a la izquierda.
    Todos los estudios, como el que citas, no fueron revisados por colegas por lo tanto no está certificado que sea así.
    Mira la leyenda en esta página: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.14.20062463v1 que es de lo que ustedes publicaron que va a https://www.medrxiv.org/content/what-unrefereed-preprint.
    También lee esto sobre la inmunidad de rebaño: https://www.technologyreview.es/s/12112/dejar-que-la-gente-se-contagie-hasta-lograr-la-inmunidad-seria-un-error.
    Después si queres, salí y enfermate.

    • Wade Wilson Wade Wilson 23 abril, 2020

      Ojala aprueben mi comentario y modifiquen el articulo.
      Seria lo honesto intelectualmente hablando.

    • Iván Carrino Iván Carrino 28 mayo, 2020

      Wade, el trabajo no está aún revisado por colegas, como muchos documentos de trabajo que luego sí son revisados. Tampoco el trabajo del Imperial College de Londres lo está, ¿lo sabías?

      Ahora, ¿sostenés que es falso? ¿Con qué pruebas?

      Abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *