Press "Enter" to skip to content

Basta de pavadas: Cristina, la fuga y el FMI

La expresidente puede saber leer, pero no conoce cómo funciona la economía de su país.

Se ha puesto de moda en círculos afines al gobierno y sorprendentemente también entre algunos economistas, sostener que la deuda que el gobierno tomó con acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional no fue para ampliar la capacidad productiva del país, sino para financiar la “fuga de capitales”.

Este latiguillo es repetido al infinito por congresistas, militantes, e incluso presidentes. Sin embargo, tiene poco sustento.

En primer lugar, dado que gran parte del gasto público es para pagar jubilaciones o subsidios, difícilmente pueda sostenerse que la deuda pública amplía la capacidad productiva del país.

Por otro lado, la fuga de capitales es un acto privado por el cual un ciudadano o bien saca el dinero del país, o bien saca el dinero del banco y lo pone en el colchón, por lo que es difícil relacionar el endeudamiento estatal con el atesoramiento privado.

Recientemente, fue sin sorpresas Cristina quien quiso correr al Fondo Monetario Internacional con este argumento. Sugirió que habría que pagarle con quitas, puesto que ellos violaron el estatuto que sostiene que “ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”.

En la tesis de Cristina y sus seguidores, como lo que ocurrió fue que los dólares de la deuda “se fugaron”, entonces el FMI violó su propio estatuto. Ergo, no habría problemas en que Argentina lo viole también pagándole al organismo menos de lo que le debe.

Ahora bien, ¿tiene razón la vicepresidente? ¿tienen razón los muchos que repiten que la deuda se fue a la fuga de capitales y que otro habría sido el cantar si hubiese ido a la virtuosa inversión pública?

Chequear los números

Afortunadamente es muy fácil comprobar el disparate. Es que el Banco Central lleva las estadísticas de cómo y por qué variaron las reservas cada día desde el año 2003.

En dicho registro que lleva el organismo monetario oficial, se detallan algunos rubros por los cuales las reservas bien pueden aumentar, o bien pueden disminuir. Interesante entonces es mirar dos de esos rubros. En primer lugar, el que se denomina “Organismos Internacionales”, que para nuestro caso rebautizamos solamente FMI. El otro componente que hay que mirar es “Otras Operaciones con el Sector Público”, que a efectos de resolver nuestra pregunta, rebautizamos “Pagos de Deuda”.

Hacemos esto porque entre junio de 2018 y diciembre de 2019, las operaciones con el sector público fueron principalmente dólares que el Banco Central le entregó al tesoro y que éste utilizó para pagar deuda, mientras que los movimientos en Organismos Internacionales se debieron a los dólares del FMI que, en un primer momento, siempre ingresaron a las arcas del Banco Central}

¿Qué nos dicen esos datos? Lo que se observa en el gráfico de aquí abajo.

Gráfico 1. Factores de explicación de las reservas internacionales (Organismos Internacionales y Otras Operaciones con el Sector Público)

Fuente: ICYA en base a BCRA

En concreto, muestran que:

  • En junio de 2018 ingresaron 14.000 millones,
  • en octubre 5.400 millones,
  • en diciembre 8.500 millones,
  • en abril de 2019 10.700 millones, y en julio los últimos 5.300 millones.

Es decir, las cuentas del Banco Central registran todo el dinero que el FMI le prestó a Argentina. Un total de USD 44.700 millones.

Ahora bien, si se miran columnas con signo negativo, se ve todo el dinero que el Banco Central le entregó al gobierno para hacer pagos de deuda. Sin sorpresas, la suma total resulta en USD 47.300 millones.

Es decir, cada dólar que ingresó al Banco Central del FMI fue recibido por el Banco Central y, posteriormente, entregado al tesoro para que éste cancele vencimientos de deuda. No solo todos los USD 44.700 millones se utilizaron para ese fin, sino que hubo que usar USD 2.600 millones de otra fuente para enfrentar dichos pagos.

Saber leer no es entender economía

Para cerrar, terminemos con la pavada. Los números son concluyentes.

Toda deuda pública que toma un gobierno se dirige a financiar déficit fiscal y vencimientos de deuda. En el caso del FMI y la Argentina ese ha sido el caso, respetándose todos los estatutos vigentes.

Cristina dijo que los argentinos y argentinas sabíamos leer, en referencia a lo que textualmente dice el estatuto del FMI. Y seguramente la ex presidenta sí sepa leer y lo haga muy bien. Lo que no sabe, sin embargo, es cómo funciona la economía del país que dirige y dirigió por 8 años.

Subscribite a Los Mercados

* indicates required




Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *