Press "Enter" to skip to content

El consumo de lo necesario y el derrumbe económico

Si fuera por algunos intelectuales, deberíamos volver a la época de las cavernas, aunque con la salud del Siglo XXI.

La economía global se desploma. La combinación de lo que luce como la enfermedad letal más contagiosa en décadas y la dura reacción de los gobiernos para detener su expansión tendrá consecuencias casi jamás vistas.

Nunca tan rápidamente cayeron los mercados. Nunca tan rápidamente aumentaron los pedidos de seguro de desempleo en Estados Unidos (más de 20 millones nuevos en apenas tres semanas). Nunca tan rápida y tan drásticamente se corrigieron las estimaciones de crecimiento económico, para tantos países al mismo tiempo.

La recesión, de hecho, será absolutamente generalizada. De acuerdo con el FMI, el PBI global caerá 3,0% en 2020, pero las economías avanzadas se derrumbarán 6,1%, con una caída de 9,1% en el caso de Italia, algo ni siquiera visto durante la crisis financiera global de 2008-2009.

En Argentina, la caída será del 5,7%. Habría que volver al 2009 para experimentar algo similar.

Cuadro 1. Proyecciones Globales de Crecimiento.

Región / País20202021
Mundo-3,00%5,80%
Economía Avanzadas-6,10%4,50%
LATAM y El Caribe-5,20%3,40%
Italia-9,10%4,80%
España-8,00%4,30%
Alemania-6,90%5,20%
Argentina-5,70%4,40%
Brasil-5,30%2,90%
Estados Unidos5,90%4,70%
Fuente: ICYA en base a IMF-WEO April 2020

Frente a este escenario, surgen todo tipo de especulaciones y reflexiones, una de las cuales ha tomado un carácter verdaderamente viral y que copio a continuación:

La economía del mundo se tambalea porque sólo estamos consumiendo lo que necesitamos.

El origen de la frase se encontraría en algún pensador inglés o norteamericano, y se popularizó en el mundo hispanoparlante después que el famoso y destacado actor, Ricardo Darín, la repitiera en una entrevista.

La reflexión, que nos llamaría a pensar que estamos consumiendo demasiadas «estupideces» y que el capitalismo actual nos lleva a preocuparnos por cosas que «no necesitamos» en lugar de concentrarnos en «lo verdaderamente importante», puede tener su atractivo, pero no resiste ningún análisis.

Necesario.. ¿para quién y cuándo?

En primer lugar, quién dice que es lo necesario. Según lo que comenta Darín, lo necesario sería la compra de naranjas, huevos y alcohol en gel. Generalizando la idea, lo necesario sería tener un techo para quedarse «adentro», comida para no morir de hambre, y médicos para no morir de COVID-19. O sea que según esta mirada, necesario es solo aquello que nos mantiene con vida, más allá de cómo sea esa vida.

El error aquí es pensar que las necesidades son objetivas e inmutables. El agua es necesaria para vivir. Si no tomamos un solo vaso de agua por algunos días, probablemente muramos de sed. No obstante, no «necesitamos» siempre un vaso de agua, mucho menos cuando el agua potable es tan abundante en el mundo occidental. El valor que le damos a un vaso de agua depende de cuán necesario consideremos dicho vaso… ¿Y cuánto vale un vaso de agua en condiciones normales? Muy poquito.

El alcohol en gel es otro caso. Ahora parece que es vital y de absoluta importancia. Sin embargo, durante tiempos «normales», las botellitas de este líquido se acumulan en las estanterías de las farmacias y se venden -al menos en Argentina- por un valor de $ 100, que es equivalente a 5 viajes en subte o menos de USD 1.

¿Cuán «necesario» es el alcohol en gel entonces? Depende para quién, y en qué momento del tiempo.

Orgullosamente estúpidos

En segundo lugar, habría que preguntarse quién quiere vivir solo con lo que los intelectuales ahora consideran «necesario». ¿Si lo necesario es solo tener alimento, techo y medicinas mientras que lo demás son estupideces, quién no levantaría la mano orgullosamente para declararse un completo estúpido?

¿Tener un perro es una necesidad o una superficialidad capitalista? ¿Pasearlo más allá de 5 cuadras? ¿Ir al pelotero con tus hijos es una necesidad o un lujo posmoderno? ¿Salir a tomar una cerveza con amigos? ¿Juntarse a comer un assado? ¿Ir a ver una película al cine? ¿Trasladarse en auto hasta la costa?

Casi todas estas actividades están hoy directamente prohibidas por el gobierno puesto que no las considera «esenciales». Si eso fuera así todo el tiempo: ¿quién querría vivir solo con lo esencial? Nadie.

Y está perfecto que así sea. De lo contrario, seguiríamos estancados en la época de las cavernas, pero con un sistema de salud del Siglo XXI, lo que solo prolongaría una vida triste y deprimente.

Tambaleante economía

Una última reflexión es que la economía no tambalea porque no consumamos «estupideces». La economía tambalea porque, principalmente, los productores que crean riqueza para los demás hoy no pueden producir. La enfermedad y las cuarentenas disminuyen la capacidad productiva de las personas y, además, cambian los patrones de consumo. El consumo pasa de satisfacer las necesidades cotidianas, cambiantes y siempre crecientes de la población, a aquello que se considera necesario solo para sobrevivir en una época de crisis.

Es decir, no es que se consume lo necesario, sino lo necesario para un contexto de absoluta excepción.

Así que si lo que quiere decir este meme viral es que si dejamos de producir y consumir lo que no es necesario en tiempos de una pandemia global, la economía se derrumba, entonces tiene razón.

Pero no es cierto que eso sea lo necesario en todo momento y lugar, y mucho menos es cierto que ese sea un ideal de vida al que tengamos que aspirar como sociedad.

Esperemos que el Coronavirus pase pronto, y con su salida se lleve también estas reflexiones banales de burgueses con culpa de clase.

Subscribite a Los Mercados

* indicates required




Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *